A 33 años de la tragedia del 19 de noviembre 1984, en San Juan Ixhuatepec

 

Las explosiones de San Juan Ixhuatepec de 1984, mejor conocidas como “las explosiones de San Juanico”, fueron una cadena de explosiones tipo BLEVE ocurridas en una de las plantas de almacenamiento y distribución de Petróleos Mexicanos (PEMEX) en San Juan Ixhuatepec (Tlalnepantla de Baz, estado de México), dentro de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. Dichas explosiones comenzaron a las 5:45 a.m., tiempo del Centro (11:45 UTC) del 19 de noviembre de 1984.

*”Crónica del Universal:”*

La explosión de San Juan Ixhuatepec, uno de los accidentes que marcaron la historia del municipio de Tlalnepantla y del país, donde murieron según cifras oficiales 507 personas y resultaron heridas más de 900.

Este día como cada año los muertos serán recordados con una misa y posteriormente su familiares visitaran el panteón Jorge Jiménez Cantú donde se localiza la ‘fosa común’ sitio donde fueron enterrados.

Habitantes y autoridades municipales que vivieron este terrible acontecimiento contaron sus vivencias entorno a aquella explosión que inicio aproximadamente a las 05:00 horas por una fuga en uno de los ductos de Pemex.

José Espinoza Torres: “Nos dimos cuenta de que estábamos desnudos hasta que alguien nos los dijo”.

En medio de la confusión José y su familia huyeron de San Juanico para salvar sus vidas, sus hijas, él y su esposa se subieron a un camión de redilas que los llevó hasta la colonia Peralvillo en el DF, donde vivía su hermano. Fue la esposa de éste quien les dijo que estaban desnudos.

Nos cuenta que muchos de los que murieron en la zona de la explosión él mismo los había traído de Michoacán, “todos querían progresar”. Recorremos junto con él la calle de Lerdo de Tejada y nos muestra donde quedaron las víctimas de la catástrofe.

*Margarita Hernández García: “Pensé que traía lodo en mis pies, y no, estaban llenos de quemaduras”*

Margarita tiene las manos quemadas por protegerse la cara de las llamas, el lado izquierdo de su rostro también, la mujer es tímida como casi toda la gente de su edad en el pueblo. Como cientos de personas de San Juan Ixhuatepec debido a las severas quemaduras tuvo que recibir injertos de piel.

Gilberto Cruz, rescatista y bombero de Tlalnepantla narro que al llegar a San Juanico vio una imponente columna de humo, llantos que no cesaban, de repente un silencio aturdidor y decenas de personas que corrían desnudas a las que el fuego les quemó sus ropas, otras estaban calcinadas. “Mientras que mucha gente por el trauma caminaban como si fueran zombis”.

Recientemente un informe de PEMEX, que salió a la luz gracias a la Ley de Acceso al Información, detalla que los cientos de bomberos y rescatistas que participaron en la emergencia de 1984 estaban en un peligro extremo ante el riesgo de que estallara la última esfera.

*Esta tragedia se pudo prevenir*

Algunos testigos de esta historia aseguran que el desastre se pudo haber evitado. “Antes de la tragedia habíamos denunciado diversas fugas de gas, en una de ellas tuvimos que salir corriendo de nuestras casas hacia la autopista”, así lo expresa Heriberto Soriano Franco, fundador de la Unión Popular Ixhuatepec.

Estas fugas previas ocurrieron a inicios de los 80. “Fueron tres ocasiones en que el gas ya se había fugado pero no había explotado aunque el olor era fuerte. Lo que pasaba es que salíamos corriendo, el mismo aire y las mismas condiciones hacían que el gas se evaporara y pasara el riesgo”.

Comentarios desde Nuestro facebook