Deja violencia más de 4 mil lesionados; Ciudad Juárez

La violencia e inseguridad que se registran en el estado han dejado a 4 mil 420 personas con lesiones durante hechos delictivos en el año, indica un reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Con datos de enero a noviembre de 2017, el informe señala que la cantidad de personas heridas o que sobrevivieron a un hecho delictivo registra un repunte con relación al mismo período del año pasado, cuando se reportaron a la autoridad estatal 4 mil 363 afectados en incidentes dolosos y culposos, como intentos de homicidio, asaltos, robos y violencia intrafamiliar.

De esta información se desprende también que las personas lesionadas dolosamente con armas de fuego en el estado de Chihuahua creció 24 por ciento en apenas un año.

Además, en general, la cantidad de lesiones premeditadas con armas de fuego y armas blancas se incrementó en 11.5 por ciento.

En total, las lesiones dolosas fueron 3 mil 532 y las culposas 888. Además de armas de fuego y blancas, la mayoría fueron provocadas por diversos tipos de artefactos.

Un análisis de esta información nutrida con datos de la Fiscalía General del Estado (FGE) muestra que entre enero y noviembre del año pasado se contabilizaron 242 casos de lesiones dolosas con armas de fuego, pero la cifra subió a 300 en el mismo período del año en curso.

Especialistas consideraron que se trata de un efecto relacionado con la gran cantidad de armas que circulan ilegalmente en el territorio chihuahuense sin ningún control de las autoridades.

Las heridas con arma blanca pasaron de 343 en 2016 a 368 en 2017, indica el reporte de la dependencia.

El incremento en el número de personas lesionadas no sólo se refleja en las estadísticas, también lo perciben quienes todos los días se dedican a salvar vidas.

Gabriela Cárdenas Cabello, capitán primero del departamento de Rescate del Municipio, explica que este 2017 los heridos de bala fueron comunes en la ciudad.

Entre enero y diciembre del año en curso, detalla la coordinadora operativa del cuerpo de emergencia, los paramédicos de esta dependencia llevaron a 78 personas lesionadas con arma de fuego a distintos hospitales de Juárez.

Estos hechos suceden mientras el número de víctimas de la violencia en la entidad registra un repunte en los primeros 11 meses de 2017, según el Secretariado.

De acuerdo con esta fuente, en este lapso del año 63 mil 530 personas se vieron afectadas por la inseguridad, cuando el año previo fueron 53 mil 307.

Para el criminólogo Óscar Máynez Grijalva, las armas de fuego son facilitadoras de lesiones y aumentan las probabilidades de que se registren lesiones dolosas, accidentales o autoinfligidas.

“No nos debe asombrar que haya esos niveles si hay esa cantidad de armas en el mercado”, dijo. “En México no puedes tenerlas, pero la distancia que hay entre las leyes y la realidad es abismal. En México no hay estado de derecho. Tenemos instituciones muy débiles que no son capaces de limitar el flujo de armas”.

En mayo pasado, El Diario publicó que la mitad de las lesiones que atienden los hospitales y centros de salud estatales en Ciudad Juárez tienen que ver con la violencia.

Información de la Dirección General de Información en Salud (DGIS) detalla que 49.13 por ciento de los incidentes tienen que ver con violencia familiar y otros tipos de violencia.

Aunque los incidentes aumentaron, los paramédicos de Rescate perciben que aquel escenario de miedo al que en ocasiones debían enfrentarse en los años más críticos de la violencia hoy es distinto.

“Cuando la violencia fue extrema en la ciudad, nos ponían narcocorridos en la frecuencia de radio de nosotros”, recuerda la coordinadora operativa de Rescate. “Eso era un aviso de que algo iba a ocurrir y nos mantuviéramos ajenos. Pero nunca ocurrió que nos bajaran un paciente o que lo asesinaran a bordo”.

A raíz de las condiciones que imperaban en Juárez cuando la inseguridad tocó límites nunca antes vistos, los cuerpos de emergencia como Rescate establecieron un protocolo de acción para llevar a personas lesionadas con armas de fuego a recibir atención.

Ahora cuando se trata de este tipo de casos, antes de que los paramédicos puedan entrar en acción, la zona debe estar resguardada por alguna autoridad al momento de recoger al paciente.

Del mismo modo, una vez que se retiran de la escena del crimen, las ambulancias son custodiadas por dos patrullas de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) durante su trayecto.

“Normalmente, cuando se trata del crimen organizado se traslada a las personas en ambulancia con dos unidades, pero cuando es delincuencia común, donde son asaltos y cosas así en la vía pública, no pedimos custodia y las trasladamos sin ella”, explica. (Fernando Aguilar/El Diario)

 

Via. El Diario de Chihuahua

Comentarios desde Nuestro facebook