Desde la izquierda, Columnistas; Juan Hernández Mercado, Veracruz.

Con 24 mil homicidios y 18 mil ejecuciones tendremos nuestro “Buen Fin” de año 2017, así Enrique Peña Nieto cumple su promesa de que “él si sabe cómo hacerlo”, desde luego mejor que su antecesor Felipe Calderón, el cual tuvo su año más violento en 2011, con 17 mil ejecuciones por el crimen organizado, así el actual titular del Ejecutivo Federal pasará a la historia como el gobernante que en tiempos de paz, tuvo el sexenio más violento después de la revolución mexicana y de la independencia.

 

“En conferencia de prensa, Santiago Roel director de la ONG “El Semáforo delictivo Nacional”, detallo que el número de homicidios dolosos registrados en lo que va del año representan un aumento del 23% con respecto al mismo periodo de 2016 (22 mil), – “Lo grave no son tanto los números, preocupa más que México se encuentre inmóvil ante el gran fracaso de la estrategia de seguridad”-. De acuerdo con las daros del sistema de seguridad del tercer  trimestre, de 18 mil 505 homicidios dolosos registrados hasta septiembre, 14 mil 513 corresponden a ejecuciones del crimen organizado, un crecimiento de 53 por ciento en comparación con el mismo periodo del año pasado”  (Sin Embargo 24 de octubre de 2017).

 

Así tenemos ya 27 Estados en con el crimen al al alza principalmente el homicidio, donde se encuentran a la vanguardia, Colima, Guerrero, las dos Baja Californias y Chihuhua, “Los cinco estados con mayor índice de violencia son Nayarit, con 346 por ciento, Baja California Sur con 153 por ciento, Aguascalientes con 121 por ciento, Quintana Roo con 101 por ciento y Baja California con 72 por ciento”. ( Sin Embargo 24 de octubre de 2017).

 

En los aspectos estatales VERACRUZ tiene alertas en rojo en secuestro, extorsión y robo a vehículo, robo a negocio y lesiones, en amarillo robo a casa y en verde violaciones, TABASCO: tiene en rojo secuestro, extorsión, robo a negocio y violación, en amarillo robo a vehículo y lesiones, (http://www.semaforo.com.mx/ ).

 

Es claro que el Plan Mérida ni remotamente funciona en materia de control de drogas y seguridad, así mientras nuestros vecinos del norte diseñan planes para gobiernos sumisos e incondicionales, nosotros ponemos los muertos, compramos las armas y pagamos las balas, para destrozarnos entre nosotros mismos y de paso acabar con la confianza entre nosotros, nuestros vecinos y comunidades, a grado tal que nos vemos obligados a modificar los horarios para andar por las calles, las rutinas cotidianas, las formas de esparcimiento, para dar paso a un temor que lentamente de pero en ascenso se filtre primero por los rumores del vecindario,  la congregación o la comunidad, para luego tomar forma de alerta y de alarma al descubrir en forma directa o indirecta la terrible realidad que hoy nos envuelve, así mismo  contemplamos con impotencia la ineficacia de las instituciones en la impartición de justicia, el temor de de denunciar a la autoridad algún delito porque estas pueden están en contubernio con el crimen organizado o no, el saber que las  cárceles son gobernadas por el propio crimen, con lo cual se alejan como nunca de su objetivo principal que era la rehabilitación y reinserción social del delincuente, distorsión penitenciaria que llega al grado extremo como lo es Veracruz de tener mujeres detenidas y procesadas por aborto, en tanto el robo a vehículos y otros delitos de mayor gravedad se producen en los caminos vecinales de las sierras donde la vigilancia es nula o inexistente.

 

Así para tener una idea de los que nos cuesta el problema de la inseguridad encontramos que las “Estimaciones indican que México gasta hasta nueve billones de dólares por año para la lucha contra las drogas, más de tres veces la cantidad que gastan los Estados Unidos; a esto se suma que las organizaciones criminales se proveen ilegalmente de armas en territorio estadounidense.

 

El ex titular de la Dirección de Políticas contra las Drogas y Actividades Relacionadas del Ministerio de Justicia u de Derecho de Colombia, Julían D. Wilches, dijo que es momento de que las naciones de la región asuman una “posición unificada” para cambiar su política de combate contra las drogas y se atienda el problema real, que es la cocaína, y se supere un poco el tema de la marihuana recreativa y medicinal.

 

En entrevista con Milenio, en el contexto de la quinta Conferencia Latinoamericana y Primera Conferencia Caribena sobre Política de Drogas que organizó Confedrogas, en Santo Domingo, República Dominicana, el también ex subdirector Nacional de Articulación Interinstitucional, de la Fiscalía General de la Nación, señaló:

 

“Latinoamérica tiene que imaginar otra forma enfrentar este fenómeno, distinta a la que ya ha aplicado en los últimos años, porque ya conocemos los resultados”

 

En el mundo hay más de 18 millones de consumidores de cocaína, se producen más o menos 900 toneladas métricas anualmente, hay más de 132 mil hectáreas cultivadas y se incautan 655 toneladas cada año.

 

Un kilogramo de clorhidrato  de cocaína en Colombia vale dos mil 269 dolares, una vez que llega a la frontera norte de México, cuesta 15 mil y 17 mil dólares.

 

En tanto el ingreso diario promedio de un cultivador es de 2.73 dólares, muy cerca de la línea de pobreza, explico Wilches.

 

GANANCIAS

 

El ex funcionario explicó que el uno por ciento de las ganancias corresponde a los productores de las naciones andinas, los vendedores minoristas de los países en desarrollo reciben el 65 por ciento.

 

En Colombia solo 2.6 por ciento del valor total de la cocaína que se vende en las calles de los Estados Unidos regresa a este país, indicó que en México las exportaciones de las organizaciones criminales equivaldrían a 10.16 por ciento de los 30 billones de dólares que representa la venta al detalle en Estado Unidos.

 

Comentó que de acuerdo con cifras del Presupuesto de Egresos de la Federación de 2012, en México los recursos para combatir el narcotráfico y el crimen organizado, son 80 veces más que aquellos que se destinan a la prevención de las adicciones.

 

Wilches dijo que para los países de la región es más fácil perseguir a los consumidores y cultivadores, porque son actores que no tienen  la intención de enfrentar al Estado y tampoco están organizados.

 

Durante la entrevista con Milenio, Wilches subrayó que “lo que debería de haber es una mayor actitud de de los países latinoamericanos para tener una posición unificada y que se concentre en el problema real de la región, que es la cocaína, la que trae violencia”.

 

Agregó es increíble que controlemos con más fuerza una sustancia psicoactiva que un mercado negro de armas, esas sí que matan gente directamente”.

 

Enfatizó que discusión sobre el tema es necesaria, aunque la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, sigue teniendo un discurso “muy tradicional”, respaldado por la Comisión de Estupefacientes de Viena, donde Rusia, China y países árabes “no quieren moverse un milímetro, mientras nosotros que sufrimos el problema en carne propia, pues si quisiéramos movernos un milímetro para dejar de poner tantos muertos por cuenta de la guerra contra las drogas”

http://www.milenio.com/policia/dinero_del_narcoviolencia_en_latinoamerica_0_830916922.html

 

EN VERACRUZ:

 

“Los homicidios dolosos aumentaron en 93.4 por ciento de enero a mayo del presente año, respecto al mismo periodo de 2016, al pasar de 323 a 625 asesinatos, con lo que alcanzó la cifra más alta del sexenio y de los últimos 20 años, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública (SESNSP).

 

Aunado a ello, en enero-mayo de 2017, el secuestro creció 44 por ciento, la extorsión aumentó 240 por ciento, mientras que el robo de vehículos con violencia creció 84.46 por ciento, todos en comparación con el mismo periodo de año pasado.”

EL FINANCIERO 25 de junio de 2017, http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/van-625-homicidios-en-veracruz-en-meses-cifra-record-en-20-anos.html

 

En esta misma entidad tenemos que la propia autoridad es percibida como sospechosa de las desapariciones y no como quien debiese apoyar a las víctimas:

 

Así se desprende de la nota publicada por “La Silla Rota” de fecha 31 de octubre del año en curos, donde destaca que la Academia de policías del Estado, es el último paradero de desaparecidos, esta Academia ubicada en El Lencero, familiares de desaparecidos por medio de georadares buscan evidencias de tortura y muerte de sus familiares, en base a la ubicación satelital de teléfonos de desaparecidos, además de apoyarse en una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), teniendo en su poder confesiones y denuncias de tortura y muerte de personas que fueron ingresadas a dicha Academia, actos que pudiesen suponerse avalados o consentidos por las autoridades como se desprende del siguiente texto:

 

“En la explanada principal de El Lencero, el 14 de enero de 2014, estuvieron presentes durante la graduación de 600 cadetes del Nuevo Modelo Policial, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, Arturo Bermúdez Zurita, exsecretario de Seguridad Pública y Javier Duarte de Ochoa, ex gobernador de Veracruz, los últimos dos presos por delitos relacionados con actos de corrupción.

 

“No puedo creer que el CISEN (Centro de Investigación y Seguridad Nacional) no supiera que ahí –en El Lencero- torturaban y mataban gente y, sobre todo que el Secretario de Gobernación haya aceptado estar en la graduación”, enuncia Efraín Martíz, quien, refugiado fuera de México, desea suerte a las madres que hoy buscan indicios de los suyos.”

http://www.e-veracruz.mx/nota/2017-10-31/seguridad/academia-de-policias-de-veracruz-ultimo-paradero-de-desaparecidos

 

Así mismo el fracaso de Miguel Ángel Yunes Linares es claro a casi once meses de gobierno, la Revista Proceso manifiesta lo siguiente:

 

“Un comparativo que hizo Proceso con el primer año de gobierno de los priistas Javier Duarte y Fidel Herrera, revela que el gobierno de Yunes Linares tiene mayores índices delictivos en homicidios, secuestros y robo de autos, con una disminución significativa en violaciones sexuales.

 

En los primeros ocho meses de gestión de Duarte se registraron mil 128 homicidios, 33 secuestros, 783 violaciones y 16 mil 557 robos, entre ellos mil 98 hurtos con violencia de autos.

 

Con Herrera se reportaron 886 homicidios, seis secuestros, 790 violaciones y 9 mil 771 robos, incluidos 152 robos de autos con violencia, según el registro del SESNSP.

 

En su campaña para la gubernatura Yunes Linares declaró a este semanario que si ganaba, colocaría a un militar en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) para neutralizar la espiral de violencia y dar un “manotazo” a la corrupción de las delegaciones policiacas. Se dio de plazo un semestre para apaciguar la entidad.”

 

……

 

“Para “reforzar” la función de Téllez Marie, el mandatario estatal ha solicitado cuatro veces el envío de la Gendarmería Nacional y la asignación de más policías federales, marinos y militares para inhibir la operación del crimen organizado, así como la presencia de policías militares en la región montañosa Córdoba-Orizaba.

 

La Secretaría de Gobernación le ha cumplido todas esas peticiones pero la violencia no cesa. El pasado 30 de agosto Yunes Linares de plano solicitó “mayor presupuesto” en el rubro de seguridad, sobre todo, dijo, para el fortalecimiento de las policías municipales.

 

El pasado 20 de junio Yunes le declaró la guerra a las bandas criminales que operan en Veracruz, como Los Zetas, Los Ántrax, el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), Vieja Escuela de Los Zetas, el Cártel de Sinaloa, el del Golfo y las células delictivas independientes.

 

Sin embargo, desde entonces sólo se ha conseguido la aprehensión de Hernán Martínez Zavaleta, El Comandante H, líder zeta en el sur de Veracruz y a quien la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR) capturó en el municipio de Cárdenas, Tabasco.”

 

…..

 

“Hasta el momento no se sabe de avances en la detención, consignación o aprehensión de los “300 objetivos delincuenciales” que prometió asegurar el grupo de Coordinación Veracruz y que, a decir de Yunes Linares, son los “generadores de violencia”.

 

…..

 

“Sin embargo, el gobierno de Veracruz ya ofreció un millón de pesos de recompensa por uno de sus principales objetivos, Roberto de los Santos de Jesús, El Bukanas o El Bukanans, líder de los ladrones de combustible en Puebla y entrenador de sicarios y estacas de Los Zetas en Veracruz.

 

El sospechoso continúa libre y operando en ambas entidades. El Bukanas, excomandante de la Policía Municipal de Maltrata, en la región montañosa veracruzana, ha escapado ya de tres operativos federales.

 

En septiembre de 2014, fuerzas militares irrumpieron en el rancho San Pedro, en la congregación Sierra de Agua, Cumbres de Acultzingo, lo que puso al descubierto una red criminal y de corrupción.

 

Dirigidos por De los Santos, policías municipales de Maltrata y Acultzingo, junto con sicarios de Los Zetas, entrenaban en ese rancho a futuros estacas de esa organización: jóvenes de entre 17 y 25 años a quienes les enseñaban a usar armas, además de “tablear” y torturar a sus víctimas en fosas de aguas negras o en celdas de castigo.”

 

…….

 

“Ahora, cuando el gobierno de Yunes cumple solamente 250 días, el mapeo delincuencial ya muestra el control casi absoluto del estado por el CJNG (Cartel Jalisco Nueva Generación) y, sobre todo en el sur de la entidad, la resistencia de los autodenominados Zetas Vieja Escuela, así como la persistencia de células dedicadas al robo de combustible.”

 

Así de todo lo anterior vale la pena destacar que en Veracruz no solo están claras dos circunstancias una  policía que no cubre los estándares de confiabilidad, así como el fracaso del gobernador actual en materia de control sobre la violencia, pero lo más importante es como es de vulnerable la zona centro del Estado y como ex policías, como el Bukanas ingresaron al crimen organizado sin dejar de influir en municipios de la zona como Maltrata donde hasta campos de entrenamiento tuvieron, así por más militares que se involucren en la zona mientras no exista otra forma de entender y combatir o controlar el fenómeno delictivo no se podrá siquiera contener ni en Veracruz, ni en Tabasco ni en toda la república.

 

EN TABASCO:

 

Si en Veracruz existe una alternancia con el arribo del PAN a la gubernatura, Tabasco ya cinco años atrás tuvo su alternancia con el arribo de Arturo Núñez Jiménez al poder ejecutivo estatal, ya un año atrás en septiembre de 2011, la caravana de Javier Sicilia logro que se destaparan las cifras rojas de esta entidad:

 

“Tenemos el tercer lugar en el país, de robo con violencia, con datos de la Procuraduría general de la República; pero además ocupamos el décimo en extorsión, sin estar dentro de los 20 estados con mayor violencia, según datos oficiales, sostuvo. También estamos, aseguró Gerardo Priego, en cuarto lugar, a nivel nacional, en secuestro, según el Instituto Ciudadano para Estudios de la Inseguridad (ICEI); en términos de población Tabasco, explicó, ocupamos el número 20, pero en el delito de secuestro, desafortunadamente nos encontramos en los primeros lugares. De este tipo de delito –secuestro son víctimas ciudadanos de todos los grupos de ingreso económico, los tres. Por cierto, el presidente de esa agrupación, cuando tenía lugar el evento de la Caravana frente a la Cámara de Diputados el sábado pasado, declaró a la prensa que en ese momento, en Tabasco, cuatro personas estaban secuestradas.

 

En cuanto al secuestro de migrantes, Tabasco tiene el deshonroso segundo lugar a nivel nacional, después del estado de Veracruz, según la Comisión Estatal de Derechos Humanos, mencionó, se registraron 11 mil 300 casos en seis meses, con toda la injusticia y el dolor que significa para nuestros hermanos migrantes, que cruzan por la frontera “moderna” del Ceibo, municipio de Tenosique. Este estado, además, tiene el tercer lugar en el país de “chavos nini” – 24 mil 500, entre 17 y 29 años, según cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística que no pueden o no quieren estudiar o trabajarlo que significaría el reclutamiento, por parte de la delincuencia organizada, de estos jóvenes.

 

Ese centro de distribución y reclutamiento en que se ha convertido Tabasco por el cruce de varias industrias, el tráfico de armas y drogas entre ellas, entran también por la frontera de Tabasco –el Ceibo que está a la moda- y Chiapas con Guatemala. Con una frontera de mil 500 kilómetros resguardada por apenas 150 policías cuidándola, expuso, puede dar una idea de la porosidad, por la que entra todo tipo de cosas, entre otras armas y droga; pero que además se ha convertido en el camino que utilizan nuestros compañeros centroamericanos.

 

Es por eso que, Tabasco ocupa el segundo lugar en secuestros de indocumentados centroamericanos después de Veracruz, lo cual se ha convertido en una industria multimillonaria y rentable para la delincuencia organizada, comentó.”

 

 

LA VERDAD DEL SURESTE SEPTIEMBRE DE 2011, sin embargo la nota en internet aparece fechada como: sábado 21 de octubre de 2017, sin desear mal pensar de la posibilidad de un control de la prensa en este campo, resulta sospechoso que diarios tan prestigiados como el citado, no citen la fecha exacta de la publicación.

http://www.la-verdad.com.mx/tabasco-es-uno-los-estados-pais-con-alto-indice-violencia-27993.html

 

 

Así que tratando de averiguar cómo está el grado de inseguridad en Tabasco me encontré para sorpresa mía que los datos más actualizados se encontraban publicados por El Sol de León, del Estado de Guanajuato, y esta es la información:

 

“La operación de grupos del crimen organizado ha generado un creciente número de víctimas en Tabasco. La situación tomó un matiz delicado en los últimos meses del 2016 al grado de volver esta problemática un asunto de protesta social. La ciudadanía tomó las calles hasta en tres ocasiones para exigir mayor seguridad. Se quejan de desapariciones, homicidios y asaltos, además de acusar al fiscal del estado, Fernando Valenzuela Pernas, de ineficaz en el combate a la delincuencia. El gobernador Arturo Núñez solicitó a la SEGOB enviar a personal de la Gendarmería para apoyar en las tareas de seguridad, a fin de contener la ola de homicidios, secuestros y asaltos.

 

La presencia de grupos criminales se perfiló en la entidad desde la pasada administración de gobierno, encabezada por el hoy procesado ex gobernador, Andrés Granier, cuando se detectó la llegada de Los Zetas, lo cual ocasionó, según versiones periodísticas, graves problemas de inseguridad. Sin embargo, no era el único motivo de inseguridad, pues la presencia de grupos criminales ligados a la familia del cacique Cirilo Vázquez Lagunes y su hermano, Ponciano, habían creado hasta hace algunos años un clima de inseguridad.

 

De acuerdo con cifras disponibles en el sitio web del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en Tabasco la tasa de homicidio doloso por cada 100 mil habitantes en 2016 fue de 11.46, que por cierto es la más alta del periodo analizado (2000-2017). Esta cifra es 17% superior a la tasa del 2015 que fue de 9.77. Para el cierre del 2017 se espera un alza en la tasa pues en el periodo ene.-junio de 2017 se registraron 173 homicidios dolosos lo cual representa un incremento del 54% con respecto al mismo periodo del año anterior (112 homicidios dolosos en ene.-jun. 2016).

 

En materia de secuestro la entidad se ubica en el cuarto lugar nacional, de acuerdo a documentos estadísticos elaborados por la Coordinación Nacional Antisecuestros (CONASE). Según ese documento en lo que va del 2017 se han cometido 56 secuestros en la entidad, 48 del fuero común y 8 del fuero federal.

 

En cuanto a percepción de inseguridad, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana proporciona datos para el municipio de Villahermosa. La última encuesta (junio 2017) registra que el 97% de los encuestados manifestó sentirse inseguro, lo cual hace de Villahermosa una de las ciudades con mayor porcentaje de percepción de inseguridad en el país. Basta señalar que en el resto de la república mexicana el promedio de percepción de inseguridad es 74%.

 

Las cifras de robo de vehículo históricamente se han ubicado por debajo del promedio nacional, sin embargo en mayo y junio del 2017 por primera vez Tabasco se colocó por encima del promedio nacional de robos de vehículo. Esta tendencia a la alza comenzó el segundo semestre del 2016 y no parece que vaya a disminuir. En lo que va del 2017 se han cometido 2,498 robos de vehículo y en el mismo periodo del 2016 1534, lo cual equivale a un preocupante incremento del 63%.

 

Del análisis de la información y las cifras que se tienen sobre Tabasco, se puede concluir que la entidad tuvo en los últimos meses de 2016 un repunte dramático en los niveles de inseguridad. Lo cierto es que Tabasco vive una crisis de seguridad derivado de la operación de grupos delictivos, algunos de ellos ligados a organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico, como Los Zetas, cuya zona de operación se encuentra precisamente en la zona sur del estado y donde se han producido los mayores problemas de inseguridad. La zona sur del estado hace frontera con Guatemala, lo cual favorece el clima de inseguridad, debido a la falta de controles en el paso de personas y mercancías provenientes de Centroamérica.”

El Sol de León 18 de agosto de 2017, Sección PENSAR, Responsable de la Publicación:

Artemio Bernardo Salinas Cantú, Licenciado en Derecho Tec de Monterrey,Maestría en Desarrollo Loyola University Chicago.

https://www.elsoldeleon.com.mx/radiografia/tabasco

 

Después de este recorrido de terror, la conclusión para Tabasco y Veracruz es que de nada sirven las alternancias, los discursos y las promesas de campaña, para resolver los problemas de una sociedad inerme ante una sociedad que busca hacer su vida en condiciones de “normalidad”, pero que la realidad de forma brutal se lo impide, en buena medida por gobiernos como los de Arturo Núñez y Miguel Ángel Yunes, quienes quieren resolver todo con la gendarmenria y la armada de México, lo más grave en el caso del primero es que no solo es un gobierno de seis años y que generó grandes expectativas, pero que en el ocaso de su mandato, no solo deja la sensación de controlar a la prensa en materia de seguridad, lo cual es gravísimo por la espiral que de violencia que hoy envuelve a toda la república, pero se le ve muy activo acordando y tramando como hacer un relevo de poder que le permita posicionar a personas de su confianza en las diputaciones y senadurías a disputarse el próximo año y asegurar la gubernatura, desde luego sin dejar de operar para  evitar que su paisano y padrino en su momento el Lic. Andrés Manuel López Obrador pueda ganar la presidencia de la república, en el caso de Veracruz la prensa goza de más libertad pero con el mayor número de comunicadores sociales asesinados y/o desaparecidos.

 

A la violencia descrita hay que sumarle como fue asesinada su nieta y su abuelita en la Choapas, Veracruz, nada extraño en una sociedad donde sus delincuentes carecen todo valor social, ético o religioso, lo mismo acaban con neurocirujanos, médicos, adultos mayores, niños, periodistas, sacerdotes, maestros o quien ellos deseen.

 

No deseo cerrar esta modesta reseña sin dejar constancia de que si la violencia está en las calles, también lo está en las cárceles, donde no administra y menos rehabilita el Estado, solo pone la escenografía de la policía y de los juzgados, dejando fuera de ellas los derechos humanos, todavía recuerdo como en una cárcel de Tabasco, una vez tenían a un consignado en calzoncillos, golpeado y en una celda llena de agua y en eso tiempos no estaba el crimen organizado con la presencia que hoy tiene, esta era mínima, hoy que está infiltrada en los centros penitenciarios y con la fuerzas del orden, las cosas deben estar horripilantes y para los migrantes debe ser toda una pesadilla para por Tabasco y Veracruz, donde la alternancia está presente para efectos de coreografía, retener el poder, pasarlo a sus amigos y cobrar tranquilamente un salario que cree ellos justamente devengados.

 

Juan Hernández Mercado

 

 

Comentarios desde Nuestro facebook