Exhiben en Coahuila infiltración de Zetas.

Evidencian vínculos entre criminales y las instituciones del estado fronterizo.

 

Acusa estudio violación sistemática de derechos humanos

MÉXICO.- Los Zetas se infiltraron en las estructuras del Gobierno en Coahuila y operaron con total impunidad aplicando una estrategia de violación sistemática a los derechos humanos, asesinatos, secuestros y mascares, de acuerdo con un análisis de testimonios en juicios contra los integrantes del cártel en Estados Unidos.

Del análisis de tres juicios federales realizados entre 2013 y 2016 en cortes texanas contra miembros de Los Zetas, la Clínica de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho, de la Universidad de Texas, concluyó que las autoridades mexicanas jugaron un papel en las atrocidades cometidas por ese grupo.

“Los testimonios analizados describen un patrón de complicidad, tolerancia, aquiescencia y/o cooperación del Estado mexicano con el cártel de Los Zetas y sus negocios ilegales”, menciona el documento presentado ayer.

Entre los crímenes atroces descritos por más de una veintena de testigos en juicios celebrados en San Antonio, Austin y Del Río están las matanzas de Piedras Negras y Allende, así como el reclutamiento forzado de decenas de reos de la prisión de Piedras Negras, hecho pasar como una fuga masiva en 2012.

Los especialistas de la Universidad de Texas consideraron que el asesinato sistemático de personas constituyó una estrategia para infundir temor y mantener el control de todo Coahuila, en actividades en las que colaboraron agentes del estado.

“Los testimonios comprueban la existencia de fuertes vínculos entre funcionarios públicos e instituciones del estado y Los Zetas.

“Los testimonios revelan el control y la colaboración generalizada entre funcionarios, desde la policía municipal hasta el Gobernador y Los Zetas”, indica el informe.

Según los testimonios presentados en las cortes estadounidenses, los policías realizaban retenes para capturar a narcotraficantes rivales del Cártel del Golfo y entregárselos a Los Zetas.

Además de que eran capaces de matar a niños que vendían periódico sólo por la sospecha de que podrían estar trabajando para alguna organización criminal rival.

En más de una ocasión, los testigos narraron asesinatos masivos de personas inocentes, cuyo error fue tener algún tipo de contacto con la persona equivocada.

Jorge de León, asistente de un líder Zeta, fue acusado de perder un cargamento de mariguana, por lo que lo obligaron a ver cómo destazaban con un hacha a personas vivas para después quemar sus cuerpos en tambos de metal.

Una de esas víctimas fue una niña de seis años.

“Después de analizar las declaraciones de los testigos, la Clínica ha llegado a dos conclusiones: el cártel Coahuila Zacatecas Nuevo León Tamaulipas Veracruz Puebla

de Los Zetas cometió numerosos abusos a los derechos humanos con impunidad.

“Y las instituciones y funcionarios públicos tuvieron un papel, ya sea por acción u omisión, en la comisión de los abusos, en diversos grados, dependiendo de la situación, lugar y momento”, establece el documento.

La Clínica de Derechos Humanos estableció que a través de prácticas de terror e intimidación, el cártel de Los Zetas pudo mantener el control de la población.

Comentarios desde Nuestro facebook