GUERRILLEROS CONGOLEÑOS CONDENADOS POR VIOLACIÓN MASIVA DE NIÑOS,POR CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD

El fallo forma parte del esfuerzo del gobierno congoleño para tomar medidas enérgicas contra la cultura de la violación masiva que ha plagado al país durante décadas.

Doce milicianos de la República Democrática del Congo (RDC) fueron condenados por secuestrar, agredir y violar hasta a 47 niñas y niños pequeños, que tenían entre ocho meses y 12 años de edad en el momento de los ataques.

También realizaron esporádicamente asesinatos contra hombres adultos entre 2013 y 2016.

Los combatientes pertenecían al Djeshi ya Yesu (Ejército de Jesús), un grupo militante que opera en Kavumu, en el este de la República Democrática del Congo.

Fueron dirigidos por el diputado provincial Frederic Batumike, quien les dijo a los hombres que violar a los niños les daría poderes místicos, lo que los protegería de los enemigos en la batalla.

Batumike, que amasó un poder político y financiero significativo en Kavumu, estaba entre los acusados, a pesar de sus prolongados esfuerzos para detener el proceso al intentar descalificar a los jueces.
De hecho, las víctimas y los miembros de la familia tuvieron que entregar sus testimonios mientras estaban completamente ocultos por trozos de tela sin forma y usando tecnología de aumento de voz, para proteger sus identidades del poderoso jefe regional.

El tribunal militar, sin embargo, declaró culpables a todos los acusados ​​y los sentenció a «cadena perpetua por el delito de violación y asesinato perpetrado contra la humanidad».

La medida es parte de una iniciativa más amplia del gobierno de la República Democrática del Congo para combatir la cultura de la violación en masa y otras violaciones de los derechos humanos.

Las agresiones sexuales generalizadas y la incapacidad del gobierno para abordarlas adecuadamente obligaron a la Representante Especial de las Naciones Unidas sobre la violencia sexual en los conflictos, Margot Wallström, a describir a la República Democrática del Congo como la «capital de la violación en el mundo» en 2010.
Sin embargo, la decisión del tribunal es solo una victoria parcial para los niños afectados y sus familias.

Aunque a cada niña se le otorgaron $ 5,000 en daños y perjuicios por las terribles heridas que sufrieron, el tribunal militar determinó que el propio gobierno congoleño no es responsable de las acciones de los hombres y por lo tanto no pagará los daños.

Comentarios desde Nuestro facebook