Indígenas de Chiapas alertan ecocidio: Cascadas de Agua Azul se quedan sin agua.

 

Los habitantes de las comunidades que rodean las Cascadas de Agua Azul, en Chiapas, han denunciado una reciente baja en el nivel del agua que circula en esa zona considerada una maravilla natural de México.

Tras las denuncias las autoridad
es de la entidad realizaron recorridos, vía aérea y terrestre, para tratar de indagar cuál fue el motivo que desencadenó que disminuyera la corriente de los ríos Shumuljá, Otulún y Tulijá, que nutren las bellas cortinas de agua.

Las Cascadas de Agua Azul fueron declaradas Reserva Natural de la Biósfera desde 1980, y en ese habitat conviven plantas y animales que son especies endémicas de Chiapas y, por tanto, de México.

Ciudad de México, 11 de noviembre (SinEmbargo).- Autoridades estatales y federales indagan la causa de que desde el viernes pasado la corriente de los ríos Shumuljá, Otulún y Tulijá que nutren y dan forma a las Cascadas de Agua Azul se redujo drásticamente.

Las Cascadas de Agua Azul fueron declaradas, desde 1980, Reserva Natural de la Biósfera en el mundo, y en la zona conviven por igual plantas y animales endémicos.

De acuerdo con los medios de comunicación locales, habitantes del municipio de Tumbalá [que son indígenas choles] se percataron que de un momento a otro las cascadas y el río del lugar perdieron su fuerza y bajaron su nivel.

Tras estos hechos, autoridades estatales de la Secretaría de Protección Civil y las federales de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) recorrieron la zona, acompañados por algunos pobladores, para investigar la causa de esta baja.

En las últimas semanas, diversas comunidades indígenas de Chiapas han alertado de que la industria, particularmente la compañía refresquera Coca-Cola, se ha adueñado de mantos hídricos en el estado, y les ha restado el suministro del vital líquido.

Organizaciones civiles también han denunciado que la empresas Femsa, propietaria de Coca-Cola en México, se ha expandido en esa entidad, y es intensiva en el uso de agua para la producción de refrescos.

Sobre el caso de las Cascadas de Agua Azul, el titular de Protección Civil, Luis Manuel García Moreno, dio a conocer que efectivamente hubo un cambio drástico en las cascadas y los, por lo que se tuvo que realizar un monitoreo del lugar, informó Proceso.

Con el fin de que se analicen los motivos del cambio, añadió García Moreno, se estableció comunicación directa con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Finalmente, trascendió que las autoridades de Protección Civil y de los Comités de Prevención desplegaron un operativo de prevención y exhortaron a los lugareños a reportar cualquier anomalía.

Apenas en octubre pasado, SinEmbargo publicó una investigación de una ONG que dio a conocer que una planta embotelladora de Coca-Cola en la comunidad indígena de San Felipe Ecatepec, en Chiapas, estaba dejando secos los pozos de la entidad, obligando a los residentes a comprar agua embotellada, de acuerdo con una investigación de la organización Truthout.

De acuerdo con la investigación de la periodista Martha Pskowski, la planta consumió más de 1.08 millones de litros de agua por día en 2016.

A pesar de que Chiapas tiene el mayor nivel de recursos hídricos renovables per cápita en México, al ubicarse en el séptimo lugar de las entidades federativas con 113 mil 002 de agua renovable, de acuerdo con información del Atlas del agua en México 2015, una de cada tres personas en zonas rurales carece de agua potable segura. El cambio climático y los brotes de salmonela han exacerbado el problema.

También en Chiapas, pero en Cristóbal de las Casas, el doctor Marcos Arana Cedeño, director de la Defensoría del Derecho a la Salud acusó que en el estado Coca-Cola está arrasando con grandes cantidades de agua de los habitantes de la capital, y la poca que deja disponible para los habitantes, no es de calidad. Además, añadió, disparó el consumo de la bebida gaseosa y con ello la diabetes, obesidad y caries entre los pobladores.

El doctor denunció que la disponibilidad del agua para los más de 200 mil habitantes del municipio de San Cristóbal de las Casas, gobernado por Marco Antonio Cancino González, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), se ha visto comprometida por la reducción de los mantos acuíferos a consecuencia de la sobrepoblación, la deforestación y la explotación industrial.

Por si fuera poco, el especialista condenó que Femsa Coca-Cola ha desplegado “estrategias comerciales monopólicas de discriminación de precios”, especialmente dirigidas a la población indígena.

Comentarios desde Nuestro facebook