“LA ETERNA MENTIRA; DECIR QUE UNA LEY POR SI MISMA CAMBIA LA REALIDAD”, LA LEY DE SEGURIDAD INTERIOR.

Por Juan Hernandez Mercado,

CUARTA PARTE, CONTINUACIÓN DE LA TERCERA y ÚLTIMA

Así tenemos a después de esta explicación no solo que estamos ante una ley producto de un NUEVO CONCEPTO DE SEGURIDAD, mismo que no se encuentra lo suficientemente explorado, analizado, valorado y discutido no solo por quienes elaboran y aprueban lay leyes, tampoco por los supuestos beneficiarios de la misma, pero si apresurado e impuesto por el Ejecutivo Federal entiéndase Enrique Peña Nieto, su partido y los partidos cómplices del mismo (Verde y Nueva Alianza), no me atrevo a pensar que con la complicidad de las fuerzas armadas.

Lo sospechoso de la apresurada aprobación de esta ley radica en cuando menos en dos puntos:

1.- Si ya existían iniciativas respecto a la misma en el Senado, cual fue la razón para no dejar que esta fuese la cámara de origen de la iniciativa respectiva, lo más seguro es que fuese enviada a la Cámara de Diputados por contar con una mayoría simple que permitiese su aprobación y de ahí su envío al senado para ratificación a lo mejor ya negociada de antemano; y

 

2.- Cual es la poderosa razón para evitar un debate de altura y amplio con respecto a dicha ley, si de verdad existía interés de Enrique Peña Nieto para garantizar la seguridad de la población, bien pudo hacer algo desde su primer año de gobierno y se si se trataba de inventar un nuevo concepto o como dice darle certeza jurídica al actuar del ejercito y armada nacionales en la “lucha contra el crimen”, pudo empezar a procesar esta ley desde el segundo año de gobierno, con la participación social suficiente y necesaria, así que aprobarla a fin de año por concluir el periodo ordinario de sesiones en ambas cámaras del congreso de la unión resulta más que sospechoso, sobre todo si se toman en cuenta los siguientes argumentos de los diputados que votaron en contra:

 

  • “Este dictamen, además de que ha sido desaseado en su procedimiento, ha habido poco tiempo de socialización, ha habido poco tiempo para su análisis, y además, ha sido cambiado en repetidas ocasiones, hace oídos sordos a las recomendaciones que han hecho la Organización de las Naciones Unidas, la Comisión de los Derechos Humanos, cerca de 250 organizaciones no gubernamentales y 11 organismos internacionales, incluida la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que propone que no haya labores policiacas elaboradas por las fuerzas militares, por las Fuerzas Armadas, por el Ejército y por la Marina”. Dip Jorge Triana Tena Diputado del PAN

 

  • El 73 constitucional no nos da facultades al Congreso de la Unión para legislar en materia de seguridad interior, eso implica que esta ley nace de origen inconstitucional, y el 29 constitucional que habla de la suspensión de garantías debiera darse en este momento esa discusión, porque esta ley va a violentar los derechos humanos y las garantías individuales”. Dip. Víctor Manuel Sánchez Orozco

 

  • “Por cada herido –El Ejército mató a 10 civiles y la Marina a 16.8. En guerra, por cada muerto hay cuatro heridos. Estamos en riego de que esto continúe de manera indefinida y bajo la arbitrariedad de un presidente como el de ustedes. Dip. Araceli Damián González

 

  • “Por ello, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro mencionó que existen muchos pronunciamientos internacionales en contra de la extensión de la participación castrense en las tareas ajenas a su mando, debido principalmente a esta desnaturalización de su función y a las repercusiones sociales que conlleva, y basta recordar que en la última década se han presentado más de 10 mil quejas por violaciones a los derechos humanos y solo se han emitido 146 recomendaciones”. Dip. Norma Xochitl Hernández Colin

 

  • No estamos facultados, eso lo dice el artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, no está facultado este Congreso para legislar en materia de seguridad interior. Lo reto a que venga y nos diga exactamente en dónde señala la palabra, porque el principio que sí rige la vida pública y constitucional en nuestro país solamente faculta a las autoridades –que no es este Congreso– a lo que explícitamente señala la ley. Una mentira más”. Dip. Rafael Hernández Soriano

 

  • “En esta reserva se propone que dentro del artículo 4 de la ley, al momento de definir el uso legítimo de la fuerza por parte de las Fuerzas Armadas, se establezca que dicho uso sea en todo momento garantizando los derechos humanos de las personas, implementando los protocolos de actuación de las fuerzas federales con el irrestricto respeto a la normatividad en materia de derechos humanos, así como los tratados internacionales suscritos por nuestro país, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención Americana de los mismos.

 

También se propone que dentro de la definición de inteligencia de la seguridad interior se establezca de manera clara en el cuerpo de la ley que la información obtenida en materia de seguridad interior sea obtenida de manera lícita.

 

No queremos conocer más temas como Cepegas, con lo cual se blinda de abusos por parte del Estado, como los casos de espionaje de los que ya hemos sido testigos. En materia de transparencia, resulta sorprendente que dentro de la ley se proponga clasificar como tema de la seguridad nacional la información que se genere con motivo de la aplicación de la misma, aun cuando en la aprobación en el año 2016 de la nueva Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública se dio un gran avance en esta materia”. Dip. Ariadna Montiel Reyes de Morena

 

  • Para comenzar, el artículo 73 constitucional nos dice que el Congreso no puede legislar en materia de seguridad interior. Es por eso que los diputados ciudadanos hemos fijado nuestra postura en contra respecto del dictamen por el que se expide esta Ley de Seguridad Interior. Pues a esta se le quiere hacer responsable de un tema de seguridad pública, que debe estar en manos de autoridades civiles y no de las Fuerzas Armadas”. Dip Mirza Flores Gómez.

 

El artículo 129, para que les quede claro, ¿cuál es la parte que tiene que ver con el Ejército, las Fuerzas Armadas, la Marina, es que: en tiempos de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar. Solamente habrá comandancias militares fijas y permanentes en los castillos, fortalezas y almacenes que dependan inmediatamente del Gobierno de la Unión; o en los campamentos, cuarteles o depósitos que, fuera de la población, estableciere para la estación de las tropas.

 

El dictamen también es inconvencional, es decir, contraviene convenios y tratados internacionales de los que el Estado mexicano ha firmado y por consiguiente es parte. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha insistido en que una de sus preocupaciones centrales, en relación con las acciones implementadas por los Estados miembros en el marco de su política sobre seguridad ciudadana, es la participación de las Fuerzas Armadas en estas tareas profesionales que por su naturaleza son exclusivamente de las fuerzas policiales.

 

En reiteradas ocasiones la comisión ha señalado que, dado que las Fuerzas Armadas carecen del entrenamiento adecuado para el control de la seguridad ciudadana, corresponde a una fuerza policial civil, eficiente y respetuosa de los derechos humanos para combatir la inseguridad, la delincuencia y la violencia en el ámbito interno. Cosa que ni con Calderón ni con Peña Nieto se han logrado, ha sido una política fallida.

 

Para Morena lo que debe existir es una política pública sobre seguridad ciudadana, que se constituya en una herramienta eficiente para que los Estados miembros cumplan adecuadamente sus obligaciones de respetar y garantizar los derechos humanos de todas las personas que habitan en su territorio.

 

La distinción entre las funciones que le competen a las Fuerzas Armadas, limitadas a la defensa de la soberanía nacional, y las que le competen a las fuerzas policiales como responsabilidades exclusivas de la seguridad ciudadana resulta un punto de partida esencial que no puede obviarse en el diseño e implementación de esta política pública.

 

La Corte Interamericana ha señalado en relación con este punto que los Estados deben limitar al máximo el uso de las Fuerzas Armadas para el control de disturbios internos, puesto que el entrenamiento que reciben está dirigido a derrotar al enemigo, a velar por la paz, la protección y control de nuestra soberanía, entrenamiento que no es propio del Ejército.

 

La comisión se ha referido también a lo expresado, que este tipo de planteos corresponden a la confusión entre los conceptos de seguridad pública y seguridad nacional, lo cual muchos de ustedes aquí con pura verborrea han intentado engañar a la ciudadanía para aprobar esta lesiva ley, cuando es indudable que la criminalidad ordinaria por muy grave que sea no constituye una amenaza militar a la soberanía del Estado.

 

La comisión señala que en ciertos casos las Fuerzas Armadas continúan participando en la investigación de los delitos, en particular en los casos relacionados con el narcotráfico, crimen organizado, funciones de control migratorio y en tareas de inteligencia civil”. Dip. Mario Ariel Juárez Rodríguez”. Morena.

 

 

3.- Están realmente investidos de auténtica legitimidad de los diputados?,

 

Esta ley como otras tantas aprobadas anteriormente de origen debiesen hacernos pensar si la Cámara de Diputados tiene la legitimidad necesario para representarnos, por la trascendencia y repercusiones en nuestra vida cotidiana y en del derecho público y privado de la citada ley, la respuesta más sencilla es si la tienen, por haber obtenido su representación por medio del sufragio, solo que este ni es tan libre ni tan secreto, por lo mismo puede ser cuestionada su legitimidad y podría afirmarse sin lugar a equivocaciones que son representantes populares electos legalmente pero de dudosa legitimidad.

 

El voto emitido a favor de esta ley por el PRI, Verde y Panal, deja ver la falta de compromiso de estos diputados para con sus electores, ya que no pueden escudarse bajo la ignorancia o el desconocimiento de lo que pasa en México en cuanto a violaciones de derechos humanos, excesos de la policía, el ejército y armada de nuestro país, así como de los desplazamientos forzados de comunidades enteras en diversos estados de la república, el ascenso en homicidios dolosos, secuestros, levantones, robos con y sin violencia, la intimidación y asesinato de periodistas, luchadores sociales, ombudsman, profesores, sacerdotes, migrantes y población en general, y si no supieran tienen asesores que si lo saben y espacios de investigación en la propia Cámara, el mayor ejemplo de estas arbitrariedades nos los dio a conocer el canal de las estrellas, por medio del noticiero de Denis Maerker y ampliada por Aristegui Noticias donde precisa:

 

“Siete marinos de la Armada de México están siendo procesados por su presunta participación en un secuestro; fueron detenidos el 27 de julio pasado por policías federales en la Ciudad de México.

 

Federico “N”, Daniel “N”, Fernando “N”, Francisco Javier “N”, Raúl Alejandro “N”, Reynaldo “N” y Marco Antonio “N” presuntamente están vinculados con actividades ilícitas, relacionadas con el secuestro de personas, informó la Secretaría de Marina (Semar) en un comunicado.

 

Las detenciones se lograron, de acuerdo con la Semar, luego del intercambio de información con “autoridades gubernamentales del área metropolitana“, aunque no se precisa cuáles.

https://aristeguinoticias.com/0112/mexico/7-marinos-procesados-por-secuestro-cometido-en-cdmx/

 

A pesar de tener conocimiento pleno de este hecho tan vergonzoso para nuestra armada

 

La Semar también realizó una investigación a cargo del Órgano Interno de Control, que arrojó indicios de la participación de los siete marinos del 29 Batallón de Infantería, ubicado en la delegación Coyoacán, en actividades ilícitas.

 

De acuerdo con un reportaje del periodista Marco Antonio Coronel, en Televisa, los siete marinos secuestraron el 6 de julio pasado a un empresario y político veracruzano, en calles de la delegación Venustiano Carranza; la víctima fue liberada a cambio de un sobrino suyo que fue rescatado posteriormente.

 

CONCLUSIÓN:

 

No solo nos encontramos ante una Cámara de Diputados que transgrede la propia constitución para legislar al violentar los artículos 1, 29 y 73 de la misma al desatender las recomendaciones en materia de derechos humanos a grado tal que nuestra propia Comisión Nacional de Derechos Humanos está dispuesta a impugnar esta Ley de Seguridad Interior.

 

No olvidemos que hoy los derechos humanos producto de los tratados internacionales son parte de nuestra Constitución, por lo mismo su desacato hace inconstitucional su aprobación en lo relativo a darle facultades al ejército para hacer labores de seguridad pública, es seguro que un sector de la población verá con buenos ojos que el ejército y la armada estén en las calles, como resultado de su desesperación ante una inseguridad fuera de control, sin alcanzar a percatarse que para la efectividad de una ley y de lo mandatado en su contenido es importante tener un  verdadero y efectivo estado de derecho, tener un Estado sólido con instituciones fuertes y no uno fallido como el actual.

 

Es claro que existe un ánimo de violencia desbordado que lleva a comunidades y poblaciones a hacerse justicia por propia mano ante la incapacidad de las autoridades o complicidad de las mismas con la delincuencia, por lo mismo dejar que esta ley pase y se consienta no es para beneficio social sobre todo por no tener un gobierno que demuestre tener como vocación el apoyo a la sociedad, cuales son los principales riesgos de esta ley:

 

1.- En el artículo 11 se establece que el presidente de la República podrá ordenar por sí o a petición de las legislaturas de las Entidades Federativas, la intervención de la Federación para la realización e implementación de Acciones de Seguridad Interior, es decir, una intervención del Ejército y la Marina en zonas de conflicto.

 

Es decir que cuando las autoridades estatales o municipales no puedan resolver alguna amenaza a la seguridad interior podrá activar al ejército, las dudas son varias, quien define el daño a la seguridad interior?, en que se diferencia esta de la seguridad nacional?, era realmente necesaria una ley de Seguridad Interior o bastaba con las adecuaciones correspondiente a la las leyes de Seguridad Nacional y de Seguridad Pública? y las más importante si nuestro estado de derecho es frágil o casi inexistente, antes de hacer cualquier ley lo más importante es recuperar la vigencia plena del Estado de Derecho, solo así se explica estar haciendo un caldo de gallina, sin tener a la gallina y por lo mismo la premura de Peña Nieto para tener una ley que le permita movilizar a las fuerzas armadas en función de sus intereses en un momento de elecciones donde puede perder su partido la presidencia de la república, ya sea para contener protestas sociales que sean una “amenaza” ya para dar golpes publicitarios que le permitan recuperar credibilidad sin sustento real alguno.

 

2.- Puede en base al artículo citado proceder a la intervención de la Federación (fuerzas armadas) en los Estados y municipios previa Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior, aprobada por la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, previa publicación en el Diario Oficial, misma que puede hacerse en menor tiempo;

 

3.- Los actos de esta Ley deberán preservar los derechos humanos y sus garantías, solo que todo queda en el texto, cuando realmente es sabido que poco se respeta el texto de las leyes;

 

4.- Cuales son las amenazas graves de acuerdo con esta ley:

 

  • Da a las Fuerzas Armadas facultades de policía. Como permitirles acciones “preventivas” a su criterio;
  • No genera controles para verificar el respeto a los derechos humanos. Solo menciona que se respetarán;

 

  • Intervenir contra las protestas sociales. Permite a las Fuerzas Federales – incluyendo a las militares – si considera que estas no son paciíficas;

 

  • Mala regulación del uso de la fuerza. Se remite a protocolos deficientes y no supervisados;
  • Toda la información sobre medidas de seguridad interior será confidencial. Ataca la transparencia con esta determinación de confidencialidad:

 

  • No impone límite de tiempo. A las afectaciones de seguridad interior;

 

  • No obliga a que las autoridades estatales y municipales fortalezcan a sus policías civiles en tiempos que permitan al ejercito su regreso paulatino a sus cuarteles. Por lo mismo no fija metas concretas;

 

  • Fomenta la intervención militar. En áreas de inteligencia civil;

 

  • No establece controles no contrapesos robustos. Únicamente habla de que el Secretario de Gobernación remita un informe a la Comisión Bicameral del Congreso de la Unión; y

 

  • Las definiciones imprecisas permiten; que todo quepa en la figura de la seguridad interior;

Información tomada de ANIMAL POLÍTICO

http://www.animalpolitico.com/2017/11/seguridad-interior-ley-puntos-clave/

 

JUAN HERNÁNDEZ MERCADO

Comentarios desde Nuestro facebook