La falta de información provoca “discriminación y exclusión” a niños con Autismo

 

El trastorno del espectro autista es una gama de trastornos complejos de neurodesarrollo, caracterizado por impedimentos sociales, dificultades en la comunicación y patrones de conducta estereotípicos, restringidos y repetitivos.

El autismo es considerado el mayor nivel dentro del espectro.

No se sabe exactamente a que se debe, pero se cree que puede corresponderse con anomalías en el sistema nervioso central derivado de causas biológicas.

Se ha descubierto que la genética tiene gran relación, aunque es posible que también se deba a causas víricas, complicaciones obstetricias, vacunas, intoxicaciones… aunque esto no está demostrado.

Hablar de autismo en adultos es una cuestión compleja, ya que normalmente se nos evoca la imagen de un niño pequeño. Cuando el TEA se descubre en un niño es fácil tratarlo y trabajar con él o ella para un correcto desarrollo dentro de sus posibilidades, pero el problema se plantea cuando va creciendo y esa persona tiene que salir al mundo exterior y enfrentarse con una sociedad que no conoce nada sobre su trastorno.

Las dificultades que se le plantea a una persona con TEA el encontrar un trabajo es algo inimaginable para nosotros, y ya no solo esto, si no que en el momento que pasan a ser adultos pierde la posibilidad de permanecer en un centro que les facilita su proceso de desarrollo, incluso pierden la posibilidad de optar a ayudas sociales.

Existen propuestas para facilitar la inclusión laboral y la vida autónoma de estas personas, pero se quedan en eso, propuestas, ya que aun hoy en día siguen siendo los grandes olvidados.

En México no existen datos oficiales sobre el número de personas que presentan Trastorno del Espectro Autista (TEA), lo cual evidencia la falta de información que prevalece en el país respecto al tema y por ende la exclusión que sufre dicho sector.

Cifras de la organización Iluminemos de Azul estiman que el mundo uno de cada 115 niños tiene autismo y cada año, según esta ONG, se diagnostican más casos con esta condición que menores con SIDA, cáncer y diabetes juntos.

De acuerdo con datos del INEGI, en México existen casi cinco mil niños con autismo, aunque según los expertos la cifra puede variar. Medicamente, el autismo no se considera una enfermedad como tal, sino más bien una condición genética que afecta en mayor o menor medida la interacción social por medio de la comunicación, la conducta, el lenguaje y la integración sensorial de las personas.

Según los especialistas, las personas que presentan esta condición, interpretan de manera distinta las palabras, los colores, las formas y los sonidos del mundo exterior. Por este motivo es que se dificulta su integración a la sociedad y más aún a un entorno educativo y laboral.

Comentarios desde Nuestro facebook