No se activan alertas amber por vacaciones.

Una menor fue sustraída por su padre, la madre al denunciar fue informada que los responsables de la alerta regresan de vacaciones hasta el 8 de enero.

 

La pequeña de 3 años de edad, Estrella Kristell Crisostomo Peñaloza, fue sustraída por su padre, Juan Diego C., sin el consentimiento de su madre desde el pasado 24 de diciembre, sin embargo, la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJH), negó activar la Alerta Amber, pues están de vacaciones y regresan hasta el 8 de enero del 2018.

Karina Lynn Peñaloza Romero, relató a los medios locales que su expareja y padre biológico de la niña, se la llevó cuando estaban en un establecimiento de comida rápida en Pachuca, Hidalgo. También mencionó que desde hace 7 meses se separó de Juan Diego por violencia intrafamiliar.

“Nos citó frente al mercado Benito Juárez y de ahí caminamos rumbo al Reloj y dijo ‘tengo hambre’. Entramos a un establecimiento que está en la esquina; ahí me dijo que ordenara, pero cuando regresé a la mesa ya estaban otras personas quienes me comentaron que se había salido corriendo con la niña”, denunció la mujer.

Enseguida pidió ayuda a los policías estatales y éstos la remitieron al Centro de Atención a víctimas (Cavi), de la PGJH, cuyas oficinas se encuentran en la colonia San Javier de Pachuca.

“La licenciada que me atendió me dijo que el agente del ministerio público estaba de vacaciones por lo que realmente la policía no me está ayudando nada”, mencionó.

Karina comenzó la búsqueda de su hija por sus propios medios desde ese 24 de diciembre; elaboró un cartel con la foto de su hija y de su padre, y los colocó por las calles y avenidas de Pachuca.

A una semana del rapto de la pequeña Estrella, su madre dijo tener el dato de que al parecer, su expareja se la había llevado a la Ciudad de México.

El día en que la menor fue sustraída por su padre, vestía un  mallón color negro, una sudadera verde pistache, y calzaba unas sandalias color azul.

Karina Lynn dijo ser ciudadana estadounidense, y que acudiría a la embajada de Estados Unidos para pedir ayuda.

“Iré a la embajada de los Estados Unidos a pedir ayuda ya que aquí no quieren hacer nada”.

La mujer relató que Juan Diego es una persona violenta y adicto al alcohol, y que lo denunció ante el MP adscrito a Tizayuca por maltrato familiar.

“También le inicié una denuncia por robo ya que me vació la casa” dijo con la voz entrecortada la mujer.

Por tal motivo, Karina decidió separarse de él e irse a la casa de su madre, en la ciudad de Pachuca.

Asimismo, dijo que el padre nunca vio por su hija, y cuando vivía con él en la ciudad de Tizayuca, iba de vez en cuando a la casa y no aportaba para los gastos del hogar porque no trabajaba.

Comentarios desde Nuestro facebook