TRUMP URGE A ERDOGAN A LIMITAR SUS OPERACIONES MILITARES EN EL NORTE DE SIRIA

 

El presidente de los EE.UU, Donald Trump, urgió ayer a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, a que limite las operaciones militares lanzadas por Turquía en Afrín, en el extremo noroccidental de Siria, contra las milicias kurdas.

En una conversación telefónica, Trump pidió a Turquía «limitar sus operaciones militares y evitar víctimas civiles y el aumento de personas desplazadas y refugiados», informó la Casa Blanca en un comunicado.

El presidente estadounidense también instó a su colega turco a «ejercer precaución y evitar acciones que puedan poner en riesgo un conflicto entre fuerzas turcas y estadounidenses».

Trump reiteró que «ambas naciones deben centrarse en el objetivo común de lograr una derrota duradera contra el Estado Islámico (EI)», al tiempo que abogó también por «una cooperación bilateral más estrecha para abordar las legítimas preocupaciones de seguridad de Turquía».

Asimismo, añadió la Casa Blanca, el magnate expresó su «preocupación sobre la retórica destructiva y falsa procedente de Turquía, y sobre la detención de ciudadanos de EEUU y empleados locales bajo el prolongado estado de emergencia en Turquía».

Trump reaccionó así a la ofensiva terrestre con tanques que el Ejército turco ha abierto en Afrín contra las milicias kurdas Unidades de Protección Popular (YPG), que Ankara considera terroristas mientras Washington las ve como un aliado contra el EI.

La conversación entre ambos presidentes se divulgó después de que Erdogan acusara hoy a EEUU de planear la creación de un «Estado terrorista» a cargo de las milicias kurdas en Siria, y de no haber cumplido su promesa de alejar a estas fuerzas de la frontera turca.

«No cumplieron su promesa. El cálculo era diferente. El cálculo era establecer de nuevo un Estado terrorista allí. Lo llamaban el Estado kurdo», denunció Erdogan, cuyo Ejército acometió una ofensiva militar el pasado sábado contra la guerrilla kurda.

La operación «Rama de olivo» lanzada el sábado por el Ejército turco se centra, de momento, en la región kurda de Afrín, pero Turquía ha anunciado que se extenderá a Manbech, también en manos de las YPG, a las que EEUU apoya en su lucha contra el EI.

Hasta la fecha, Turquía ha reconocido que cinco de sus militares han muerto en la ofensiva y que ha «neutralizado» al menos 287 combatientes enemigos, utilizando un término que engloba a muertos, heridos y prisioneros.

Comentarios desde Nuestro facebook