Uber no se hará responsable de lo que te suceda y te comprometes a no demandarlos

En lenguaje comprensible para la mayoría de usuarios, limpiandolo de eufemismos, sinónimos y trucos del lenguaje, totalmente en cristiano, es lo que indica la actualización de los términos de servicio que aceptas al hacer uso de su plataforma.

El 4 de diciembre de 2017, Uber actualizó sus términos y condiciones en México.

No obstante, hasta el 13 de diciembre recibí un correo en el que se me notificaban dichos cambios.

Dados los problemas que ha pasado con este tipo de empresas en México, decidí que era importante leerlos, para saber a qué me estaba enfrentando la próxima vez que pidiera un taxi.

En los primeros apartados no encontré nada fuera de lo común: Uber explica que es un intermediario entre los choferes y los usuarios. Es decir, no son sus empleados.

Pero conforme avancé en la lectura del documento y llegué al punto 5, me di cuenta que esta posición de Uber se había extrapolado a un lugar nada deseable.

En el apartado 5, sobre Renuncias; Limitación de responsabilidad; Indemnidad, se lee:

Uber no hace declaración ni presta garantía alguna relativa a la fiabilidad, puntualidad, calidad, idoneidad o disponibilidad de los servicios o cualquiera de los servicios o bienes solicitados a través del uso de los servicios, o que los servicios no serán interrumpidos o estarán libres de errores.

Uber no garantiza la calidad, idoneidad, seguridad o habilidad de los terceros proveedores.

Usted acuerda que todo riesgo derivado de su uso de los servicios (…)  será únicamente suyo, en la máxima medida permitida por la ley aplicable.

Palabras más, palabras menos, Uber dice que no toma responsabilidad alguna en caso de que ocurra un accidente en el trayecto o en caso de que se cometa algún delito.

En este punto Uber ahonda:

Uber no será responsable de daños indirectos, incidentales, especiales, ejemplares, punitivos o emergentes, incluidos el lucro cesante, la pérdida de datos, la lesión personal o el daño a la propiedad, ni de perjuicios relativos, o en relación con, o de otro modo derivados de cualquier uso de los servicios, incluso aunque Uber haya sido advertido de la posibilidad de dichos daños

Además, al usar Uber la plataforma se vuelve indemne ante cualquier consumidor:

Usted acuerda mantener indemnes y responder frente a Uber y sus consejeros, directores, empleados y agentes por cualquier reclamación, demanda, pérdida, responsabilidad y gasto (incluidos los honorarios de abogados).

Esto significa que te comprometes a no levantar ninguna acción legal.

Ahora ya sabes a lo que podrías enfrentar cada vez que tomas un Uber.

Comentarios desde Nuestro facebook